93 393 83 23 613 062 996

La división de la cosa común

    1.  

      La división de la cosa común se refiere al proceso mediante el cual se divide un bien inmueble, como un terreno o un edificio, entre varias personas que tienen derecho a él. Esta división se realiza con el fin de establecer de manera clara y formal las partes de propiedad de cada persona, y puede ser necesaria en caso de una herencia, una venta o una división de una sociedad.

      Tipos de división

      Existen dos tipos de división de la cosa común: la división física y la división ideal. La división física se refiere a la división del bien inmueble en partes físicamente separadas, como cuando se divide un terreno en varios lotes. La división ideal, por otro lado, se refiere a la división del bien inmueble en partes no físicamente separadas, como cuando se divide un edificio en varios departamentos.

      Proceso de división

      El proceso de división de la cosa común comienza con la elaboración de un plano de división. Este plano debe ser elaborado por un profesional, como un arquitecto o un ingeniero, y debe contener información detallada sobre la división del bien inmueble, incluyendo las dimensiones y las características de cada parte. Una vez que el plano ha sido elaborado, se presenta a las autoridades correspondientes para su aprobación.

      Una vez que el plano ha sido aprobado, se procede a la división física o ideal del bien inmueble. En el caso de una división física, se procede a la delimitación de las partes del bien inmueble y se entregan a cada propietario. En el caso de una división ideal, se procede a la asignación de las partes del bien inmueble a cada propietario, y se establecen las reglas y responsabilidades para el uso y disfrute del mismo.

      Registro de la división

      Una vez que el bien inmueble ha sido dividido, es importante registrar la división en el Registro de la Propiedad correspondiente. Este registro es necesario para que la división tenga validez legal, y debe contener información detallada sobre las partes de propiedad, las reglas y responsabilidades para el uso y disfrute del bien, y los datos de los propietarios. El registro de la división también es importante para evitar futuros conflictos y problemas legales, ya que establece de manera clara y formal quiénes son los propietarios del bien inmueble y cuáles son sus derechos y obligaciones.

      Costos de la división

      La división de la cosa común tiene un costo asociado, que puede incluir los honorarios de los profesionales que elaboran el plano de división, los costos de la delimitación o asignación de las partes del bien inmueble, y los costos del registro de la división en el Registro de la Propiedad. Es importante tener en cuenta estos costos al momento de planificar la división de un bien inmueble.

      En conclusión

      La división de la cosa común es un proceso importante para establecer de manera clara y formal las partes de propiedad de un bien inmueble. Es necesario contar con un plano elaborado por un profesional, y seguir las regulaciones y procedimientos legales correspondientes. Es importante tener en cuenta los costos asociados y planificar adecuadamente para evitar futuros conflictos y problemas legales. La división de un bien inmueble debe ser realizada con cuidado y planificación para poder disfrutar de una propiedad de manera justa y equitativa entre los propietarios. 

       

CONTACTAR
close slider

CONTACTO

Dirección de la propiedad a vender(Required)
Consentimiento 1(Required)
Consentimiento 2(Required)