93 393 83 23 613 062 996

Vender parte de una herencia

La mayoría de las herencias incluyen algún inmueble, un hecho que no tiene por qué representar un problema, pero que sí puede traer quebraderos de cabeza cuando varios hermanos o varias personas lo heredan en forma de proindiviso, es decir, en situación de indivisión. Esto sucede cuando no existe testamento o cuando este no adjudica de forma concreta los bienes, y en muchas ocasiones supone un motivo de conflicto entre los herederos.

¿Es posible vender parte de una herencia?

Por este motivo, muchas personas, cuando heredan un inmueble, se preguntan si es posible vender su parte de la herencia. La respuesta es afirmativa, ya que cualquier persona puede vender parte de una herencia a otro heredero o a una persona ajena a la herencia. Sin embargo, ese tercero pasará a compartir el bien con el resto de herederos. Además, si uno de los herederos quisiera vender su parte pero no encontrara a quién, y en caso de que esta fuera una situación de proindiviso, puede solicitar en el juzgado la extinción del condominio, que terminaría con una subasta del inmueble, cuya ganancia se repartiría entre los herederos. 

En cuanto al ámbito fiscal se refiere, la persona que vende parte de una herencia deberá abonar el impuesto de sucesiones. Además, si vende su parte por un precio más alto al que se haya declarado en dicho impuesto, estará generando una ganancia patrimonial que deberá tributar en el IRPF. Respecto al comprador, este estará obligado a realizar la liquidación del Impuesto Sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados por la cuantía correspondiente al precio de venta que se haya pactado. 

Aunque una persona puede vender parte de una herencia, el Código Civil, en su artículo 106, establece que “si alguno de los herederos vendiere a un extraño su derecho hereditario antes de la partición, podrán todos o cualquiera de los coherederos subrogarse en lugar del comprador, reembolsándole el precio de la compra, con tal que lo verifiquen en término de un mes, a contar desde que esto se les haga saber”. 

A esto se le llama ‘retracto de coherederos’ y quiere decir que cuando una persona recibe una herencia puede vender su parte, pero que el resto de los herederos puede recuperarla. Para ello, disponen de un mes desde que son informados de la venta para abonar a la persona a la que se le ha vendido el importe que ella pagó. 

Esto sucede cuando la partición de la herencia ya se ha llevado a cabo. En caso contrario, si nos encontrarnos ante un proindiviso, si un comunero vende su parte de la herencia a un tercero, el resto de herederos pueden ejercer el conocido como ‘retracto de comuneros’ amparándose en el artículo 1522 del Código Civil, que dice lo siguiente: “El copropietario de una cosa común podrá usar del retracto en el caso de enajenarse a un extraño la parte de todos los demás condueños o de alguno de ellos. Cuando dos o más copropietarios quieran usar del retracto, sólo podrán hacerlo a prorrata de la porción que tenga en la cosa común”.

Igual que sucede en el caso del retracto de coherederos, el comunero que ejercite el retracto está obligado a pagar al comprador el mismo importe que este ha depositado para la compra de la parte de la herencia. 

En estos casos, el plazo para ejercer el retracto es de 9 días desde que se realiza la inscripción en el Registro de la Propiedad o, en su defecto, desde que el comunero haya sido informado de la venta.

¿Puedo vender mi parte de la herencia a otro heredero?

Vender parte de una herencia a otro heredero es una opción viable que puedes considerar. Esto puede ser especialmente útil si necesitas liquidez inmediata o si no deseas involucrarte en la gestión cuando se da inicio al proceso de vender parte de una herencia. Para proceder con esta venta, es esencial contar con un contrato de compraventa en el que se formalice el acuerdo entre las partes de una herencia. Este documento debe contener detalles importantes como la descripción del bien, el precio de venta, la forma de pago y la fecha de entrega.

Es importante que este contrato sea redactado por un profesional en derecho de sucesiones. Un abogado no solo evitará posibles problemas legales en el futuro, sino que también asegurará que tus intereses estén bien protegidos. Recuerda que vender parte de una herencia implicará el pago de impuestos, por lo que es conveniente que consultes con un asesor fiscal antes de tomar cualquier decisión.

Además, es fundamental tener en cuenta que las leyes de sucesiones varían de un lugar a otro. Por lo tanto, es crucial que te informes sobre las leyes de tu país o estado para entender completamente tus derechos y obligaciones. Sería muy útil hacer una lista de los pasos que debes seguir para vender parte de una herencia, como por ejemplo:

  • Obtener una valoración de tu parte de la herencia.
  • Consultar con un abogado y un asesor fiscal.
  • Redactar el contrato de compraventa.
  • Pagar los impuestos correspondientes.
  • Entregar la parte de la herencia al otro heredero.

En resumen, vender parte de una herencia a otro heredero puede ser una solución beneficiosa para ambas partes. Sin embargo, es un proceso que debe ser manejado con cuidado para evitar problemas legales y fiscales. Por lo tanto cuando de busca vender una parte de la herencia, siempre es recomendable buscar el consejo de profesionales experimentados en derecho de sucesiones y asesoramiento fiscal.

¿cómo se vende una parte de una herencia?

La venta de una parte de una herencia requiere seguir una serie de pasos legales y fiscales establecidos. En primer lugar, es necesario que el heredero acepte la herencia legalmente. Este proceso se lleva a cabo mediante un acto llamado «Adición de herencia», que se realiza en presencia de un notario y mediante el cual la persona asume formalmente los derechos y obligaciones de la herencia.

Una vez que se ha aceptado la herencia, el siguiente paso es hacer una valoración de la parte que se desea vender. Esto puede implicar una tasación profesional si se trata de bienes inmuebles o la valoración de un experto en caso de que la herencia incluya arte u otros bienes de valor. Es importante tener en cuenta que esta valoración puede tener implicaciones fiscales, ya que la venta de una herencia puede estar sujeta a impuestos.

La venta en sí se realiza mediante un contrato de compraventa, que debe ser firmado por todas las partes involucradas y autenticado por un notario. En este contrato se especifica el precio de venta, la forma de pago y otros detalles relevantes. Es recomendable contar con la asesoría de un abogado para garantizar que el contrato sea legalmente sólido y proteja los intereses del vendedor.

¿como vender mi parte de la herencia? A continuación, se detallan algunos pasos a considerar:

  • Todos los herederos deben estar de acuerdo con la venta. En caso de que exista desacuerdo entre los herederos, será necesario llegar a un acuerdo o llevar el caso a los tribunales.
  • Es posible que se necesite obtener permisos o autorizaciones adicionales, dependiendo de la naturaleza de los bienes que se van a vender.
  • Los costos asociados a la venta, como los impuestos y las tasas notariales, deben tenerse en cuenta al determinar el precio de venta.

Otros aspectos a tener en cuenta al vender parte de una herencia:

  • Acuerdo entre herederos: Todos los herederos deben estar de acuerdo con la venta de la parte de la herencia. Si no hay consenso, puede ser necesario involucrar a un mediador o incluso a un tribunal.
  • Valoración de la propiedad: Al vender parte de una herencia, es importante obtener una valoración precisa de la propiedad. Esto puede implicar la contratación de un tasador profesional.
  • Buscar un comprador: Una vez que se ha determinado el valor de la propiedad, el siguiente paso es encontrar un comprador. Esto puede hacerse a través de un agente inmobiliario o de forma independiente.
  • Proceder con la venta: Cuando se ha encontrado un comprador y se ha acordado un precio, el siguiente paso es proceder con la venta. Esto implicará la firma de un contrato de venta y posiblemente la intervención de un abogado.
  • Consideraciones legales: Es importante tener en cuenta las implicaciones fiscales y legales de vender una parte de una herencia. Esto puede implicar el pago de impuestos sobre la ganancia de capital y la necesidad de actualizar el testamento del fallecido.

 

Vender parte de una herencia opiniones

La decisión de vender parte de una herencia puede generar variadas opiniones entre los herederos y otros involucrados. Algunos pueden verlo como una oportunidad para obtener un beneficio económico rápido, mientras que otros pueden estar en desacuerdo debido a su valor sentimental o a la posibilidad de un aumento en el valor del bien a largo plazo. Sin embargo, es un proceso complejo que puede implicar una serie de consideraciones, tanto legales como financieras y emocionales. Aquí presentamos una lista de opiniones comunes sobre vender parte de una herencia:

  • Beneficio económico: Muchos consideran que vender parte de una herencia puede ser una buena manera de obtener fondos rápidos, especialmente si la herencia incluye bienes de alto valor como propiedades inmobiliarias o acciones de empresas.
  • Complicaciones legales: Otros argumentan que puede ser un proceso legal complicado, especialmente si hay múltiples herederos o si la herencia está sujeta a impuestos o deudas pendientes.
  • Valor sentimental: Algunos herederos pueden estar en desacuerdo con la venta debido al valor sentimental del bien heredado. Este puede ser un punto de fricción, especialmente si la decisión de vender no es unánime entre todos los herederos.
  • Posible apreciación de valor: También puede haber opiniones que sugieren mantener la herencia, especialmente si se espera que el bien heredado aumente de valor en el futuro.

 

Documento de herencia

Documento de herencia Un documento de herencia es un instrumento legal esencial en el proceso de transmisión de bienes y derechos de una persona fallecida a sus herederos. Dicho documento puede tomar varias formas, dependiendo de la jurisdicción y la naturaleza de la herencia en cuestión, pero comúnmente se presenta como un testamento o una escritura de sucesión intestada.

El testamento es el documento de herencia más conocido. En él, una persona (llamada testador) establece cómo desea que se distribuyan sus bienes después de su muerte. Este documento puede ser modificado por el testador en cualquier momento antes de su fallecimiento, siempre que tenga la capacidad legal para hacerlo.

En ausencia de un testamento, se realiza una sucesión intestada. Este es un proceso legal que determina cómo se distribuirán los bienes de la persona fallecida. Normalmente, los bienes se reparten entre los familiares más cercanos, según las leyes de sucesión del lugar.

Importante destacar que, independientemente del tipo de documento de herencia, es necesario realizar un inventario de bienes. Este es un documento detallado que lista todos los bienes que forman parte de la herencia. Los bienes pueden incluir propiedades, cuentas bancarias, acciones, entre otros.

Finalmente, para vender una parte de una herencia, es imprescindible contar con un título de propiedad. Este es un documento legal que demuestra la propiedad de un bien. Sin él, no se puede llevar a cabo la venta de ninguna propiedad heredada.

 

Desacuerdo valoración inmueble herencia

Desacuerdo valoración inmueble herencia En el proceso de venta de una parte de la herencia, uno de los aspectos más conflictivos puede ser el desacuerdo en la valoración del inmueble heredado. Este problema surge cuando los herederos no están de acuerdo con el valor asignado a la propiedad. Es crucial tener una valoración precisa para garantizar una distribución justa de los activos.

Si surge un desacuerdo, es recomendable recurrir a un tasador profesional. Éste realizará una valoración objetiva del inmueble, basándose en varios factores como la ubicación, el estado de conservación, el tamaño, entre otros. Esta valoración puede ayudar a evitar disputas futuras entre los herederos.

No obstante, si los herederos no llegan a un acuerdo incluso después de la valoración profesional, pueden optar por el proceso de mediación. Un mediador imparcial puede ayudar a los herederos a llegar a un acuerdo, evitando así la necesidad de acciones legales costosas y prolongadas.

Por último, si todas las alternativas fallan, los herederos pueden recurrir a los tribunales para resolver el desacuerdo. Sin embargo, esto debe considerarse como último recurso, ya que los litigios judiciales pueden ser costosos y tediosos, y pueden dañar irreparablemente las relaciones familiares.

CONTACTAR
close slider
1 Step 1
keyboard_arrow_leftPrevious
Nextkeyboard_arrow_right
FormCraft - WordPress form builder