93 393 83 23 613 062 996

Vender un piso después de un divorcio

Vender un piso después de un divorcio

Vender un piso después de un divorcio puede no ser un camino de rosas. Existen diferentes puntos en el proceso que pueden complicarlo todo. Por eso, hoy, te traemos este artículo para ayudarte a resolver cualquier duda que surja al respecto.

Todo depende del régimen en el que estuvieran casados

Dependiendo del tipo de régimen en el que estuvierais casados, tendrás unos procedimientos u otros. Veamos las distintas opciones:

Régimen de gananciales

Si la pareja estaba casada en régimen de gananciales (es decir, todo es parte del patrimonio de los dos), habrá que seguir estos pasos:

  1. Iniciar un proceso judicial de disolución del régimen económico matrimonial.
  2. El juez designará un perito, que será el que se encargue de llevar para adelante todo el proceso. Él se encargará de inventariar los bienes y las deudas y adjudicará la mitad a cada cónyuge.
  3. Durante el anterior proceso, como se puede imaginar el lector, la vivienda pasará a conformar un proindiviso. En este caso, se pude alcanzar un acuerdo durante todo el proceso anterior (ya sea darle uso a la vivienda, venderla o que una parte venda a la otra su mitad).
  4. En el caso de no llegar a un acuerdo, bastará con que una de las partes solicite al juez la división del proindiviso para que se venga en subasta pública. Suele ser conveniente no llegar a este punto, porque, si se llega, el precio de venta será inferior al precio de mercado.

Separación de bienes

vender casa en separación de bienes Si la pareja estaba casada en régimen de separación de bienes (es decir, cada uno tiene lo suyo), todo dependerá de la propiedad de la vivienda.

Puede suceder que la vivienda fuera propiedad de uno de los dos, en cuyo caso, lógicamente, seguirá siendo parte del patrimonio de esa persona, puesto que existe separación de bienes.

Pero puede ser que la pareja haya estado contribuyendo a la compra de la vivienda a partes iguales, en cuyo caso estaríamos ante un proindiviso y se debería aplicar el mismo procedimiento que en el punto anterior.

 

Separación de pisos

La separación de pisos después de un divorcio es un proceso que puede ser complejo y emocionalmente desafiante. Es importante recordar que, aunque el matrimonio ha terminado, aún queda por resolver la cuestión de la propiedad conjunta. La decisión de vender el piso y dividir los beneficios, o permitir que uno de los ex cónyuges lo mantenga, puede depender de varios factores.

Una opción a considerar es la venta del piso. En muchos casos, esta es la forma más sencilla y directa de dividir el activo. La venta del piso no sólo proporciona una división clara y tangible, sino que también puede ayudar a ambos ex cónyuges a obtener un cierre y a comenzar su nueva vida por separado. Sin embargo, es esencial tener en cuenta el mercado inmobiliario y el valor de la propiedad en el momento de la venta.

Otra opción es que uno de los ex cónyuges compre la participación del otro. Esto puede ser preferible si una de las partes desea permanecer en la vivienda, especialmente si hay niños involucrados. Sin embargo, esta opción requiere que la persona que mantiene la propiedad pueda permitirse comprar la participación del otro y mantener el piso por sí misma.

Por último, existe la opción de mantener la propiedad conjunta durante un tiempo determinado. Esto puede ser beneficioso si el mercado inmobiliario está en baja y se espera que los precios suban en el futuro. Sin embargo, esta opción puede ser complicada, ya que requiere un alto grado de cooperación y comunicación entre los ex cónyuges.

En cualquier caso, es esencial buscar el asesoramiento de un abogado para entender todas las implicaciones legales y fiscales. También puede ser útil obtener el consejo de un agente inmobiliario para obtener una evaluación precisa del valor de la propiedad. La separación de pisos después de un divorcio puede ser un proceso difícil, pero con la información y la asesoría adecuada, puede manejarse de manera eficaz y justa para todas las partes involucradas.

Parejas de hecho

En el caso de las parejas de hecho, se aplica el mismo criterio que en el caso de los matrimonios con separación de bienes. 

¿Siempre es necesario acudir a un juez?

Acudir a un juez es el último recurso y no siempre es necesario. Es una opción que tenemos ahí, pero que no es deseable. Existen dos vías previas que deberíamos agotar:

Encontrar un acuerdo

La primera vía es, por supuesto, llegar a un acuerdo. Los acuerdos a los que podemos llegar son los siguientes:

  1. Mantener la copropiedad y usar la vivienda (por ejemplo, alquilándola a un tercero y repartiendo la renta).
  2. Que uno de los dos compre la otra mitad de la vivienda a la otra persona.
  3. Vender la vivienda y repartir el dinero.

Por supuesto, el problema aquí radica en que los divorcios no siempre son de buenas formas, por lo que puede ser difícil la negociación y el llegar a un acuerdo. Pero, si el divorcio ha sido de buenas maneras, es la opción más inteligente.

 

Vender casa en juicio de divorcio

venta de casa por orden de juez En el proceso de un divorcio, la casa o piso que se compartía en común puede convertirse en un tema delicado. Decidir qué hacer con la propiedad es uno de los aspectos más importantes y complicados a los que se enfrentan las parejas que se divorcian. Entre las opciones, está la venta de la casa, que puede ser voluntaria o impuesta por un juez en el caso de un juicio de divorcio.

Vender una casa durante un juicio de divorcio puede ser un proceso emocionalmente desafiante. Los recuerdos compartidos en el hogar pueden hacer que la decisión de vender sea difícil. Además, la venta puede ser más complicada si uno de los cónyuges no está de acuerdo con la decisión. En estos casos, es vital tener el apoyo de profesionales legales y de bienes raíces que puedan guiar el proceso.

También es importante tener en cuenta que la venta de un piso en un juicio de divorcio puede tener implicaciones fiscales. Dependiendo de la situación específica, uno o ambos cónyuges podrían tener que pagar impuestos sobre las ganancias de la venta. Por lo tanto, es aconsejable buscar asesoramiento de un contador o un abogado fiscal.

Además, el proceso de venta puede llevar tiempo, lo que puede prolongar el juicio de divorcio. Los cónyuges deben estar preparados para esto y trabajar juntos para hacer que la venta sea lo más eficiente posible. Esto puede implicar trabajar con un agente de bienes raíces que tiene experiencia en ventas de divorcio y está familiarizado con los desafíos únicos que estas situaciones pueden presentar.

En conclusión, vender un piso después de un divorcio puede ser un proceso desafiante y complicado. Sin embargo, con el apoyo adecuado y la preparación, puede ser una solución viable para dividir los activos y avanzar hacia la vida después del divorcio.

Acudir a una empresa de compra de proindivisos

Si lo anterior no es posible, antes de acudir al juez, es preferible acudir a una empresa de compra de proindivisos. Ten en cuenta que debes comunicárselo a la otra parte y que ésta tendrá el derecho a igualar la oferta de la empresa (en cuyo caso tendrás que «vender parte separación» a la otra parte de tu copropiedad, en lugar de a la empresa).

Como puedes ver, vender un piso después de un divorcio puede ser un quebradero de cabeza. Pero, con los consejos y las claves que te hemos dado a lo largo de este breve artículo, podrás conseguirlo sin mayores dificultades. 

¿Cómo vender piso por divorcio?

La decisión de vender un piso después de un divorcio puede ser una tarea difícil y emocionalmente desafiante. Sin embargo, en muchos casos, es una necesidad práctica. La casa o el piso que compartiste con tu ex pareja puede ser demasiado grande para una sola persona, o puede que simplemente desees empezar de nuevo en un nuevo lugar.

A pesar de las dificultades, es importante recordar que vender un piso después de un divorcio es un proceso empresarial que requiere preparación y estrategia. Aquí te presentamos algunos elementos a tener en cuenta al vender un piso después de un divorcio:

  • Acuerdo mutuo: Ambas partes deben estar de acuerdo en vender la propiedad. Esto puede requerir negociaciones y a veces la intervención de un abogado.
  • Valoración de la propiedad: Para la venta activos por divorcio es importante obtener una valoración precisa de la propiedad para determinar su valor de mercado.
  • Acuerdo sobre el precio de venta: Ambas partes deben estar de acuerdo con el precio de venta del piso. Si no se llega a un acuerdo, puede que sea necesario involucrar a un mediador.
  • Preparación del piso para la venta: Esto puede incluir reparaciones, mejoras en el hogar, y la puesta en escena del piso para atraer a los compradores.
  • Manejo de la hipoteca: Si todavía se está pagando una hipoteca sobre el piso, se debe hablar con el prestamista sobre cómo manejar la situación.
  • División de los beneficios: Una vez que el piso se vende, los beneficios deben ser divididos de acuerdo a lo que se estableció en el acuerdo de divorcio.

¿Cuáles empresas compran mitad divorcios ?

Después de un divorcio, la división de propiedades puede ser un proceso complicado y emocional. En el caso de que busque vender un piso después de un divorcio y ambas partes pueden estar de acuerdo en vender casa por divorcio y dividir las ganancias, pero a veces uno de los ex cónyuges desea mantener el proindiviso.

En estos casos, existe la opción de que una empresa compre la mitad del piso perteneciente al ex cónyuge que quiere vender un piso después de un divorcio. Las empresas que compran mitades de propiedades en divorcios ofrecen una solución rápida y sencilla para deshacerse de los bienes compartidos sin tener que lidiar con el estrés del mercado inmobiliario.

Consejos para vender un piso después de un divorcio o una copropiedad a una empresa

  • Facilidad y rapidez: Estas empresas suelen tener procesos ágiles que permiten cerrar la venta en un corto periodo de tiempo.
  • Valor justo: Estas empresas se esfuerzan por ofrecer un precio justo por la mitad de un piso al vender un piso después de un divorcio, basándose en una evaluación profesional del valor de mercado.
  • Eliminación del conflicto: Al vender a una empresa, se evita la necesidad de ponerse de acuerdo con el ex cónyuge sobre el precio de venta y otros detalles del proceso a la hora de vender un piso después de un divorcio.
  • Flexibilidad: a la hora de vender piso por divorcio. Muchas de estas empresas ofrecen flexibilidad en términos de tiempo y de condiciones de la venta, lo cual puede ser beneficioso para la parte que vende.
  • Experiencia de mercado: Dada su experiencia en el mercado inmobiliario, estas empresas pueden manejar todos los aspectos de la venta, incluyendo la gestión de cualquier problema legal o de papeleo que pueda surgir.
CONTACTAR
close slider
1 Step 1
keyboard_arrow_leftPrevious
Nextkeyboard_arrow_right
FormCraft - WordPress form builder