93 393 83 23 617 25 92 78

¿Puedo vender mi parte de un piso?

    1.  

      Ya sea por motivos de herencia, de divorcio, de donación o de cualquier otra índole, a menudo se dan situaciones en las que varias personas comparten la propiedad de un piso. En estos casos, que se conocen como proindivisos, no siempre existe un consenso sobre qué hacer con el inmueble, lo que puede generar desagradables situaciones, e incluso tener que recurrir a las vías judiciales. 

      Antes de llegar a ese extremo, hay soluciones para terminar con el proindiviso, como pueden ser un acuerdo para venderlo a un tercero, repartiendo ese dinero entre todos los copropietarios, o acordando que lo adquiera en su totalidad uno de los condueños, que deberá pagar la parte correspondiente a los demás. 

      Sin embargo, no siempre es posible llegar a dichos acuerdos, por lo que es habitual que se den otras situaciones en las que no existe un consenso, lo que dificulta mucho el proceso de venta.

 

    1.  

      ¿Puedo vender mi parte del piso si los demás copropietarios no quieren?

       

      Puede suceder que no hayas podido llegar a un acuerdo de venta con los demás copropietarios y te encuentres en la situación de que tú (y quizá alguien más) quieres vender el piso pero los demás no. 

      De entrada, la venta de un inmueble no puede realizarse sin que todos los copropietarios estén de acuerdo en vender. Por eso lo más recomendable es intentar realizar un acto de conciliación, es decir, llegar a un acuerdo que acepten todas las partes, para evitar llegar a juicio. En este caso, el acuerdo puede ser vender la parte de la persona que quiere vender al resto de copropietarios. Resulta importante conocer que en este caso, si la persona que quiere vender su parte de la casa se arrepiente, tiene derecho de retracto y lo puede ejercer en los nueve días siguientes a que la propiedad haya sido inscrita en el Registro de la Propiedad.

      Sin embargo, si el acto de conciliación es imposible o las partes no consiguen llegar a un acuerdo que satisfaga a todos los implicados, no queda otra opción que recurrir a la vía judicial. En estos casos se puede llegar a la división forzosa del inmueble o, en el caso de que no se pueda dividir, a subastarlo de manera pública y a repartir el dinero obtenido por su venta. 

      Esta acción se conoce como ‘extinción del proindiviso’ y ocurre cuando alguno de los propietarios pone trabas para llegar a un acuerdo. No obstante, no es una operación recomendable, ya que los copropietarios perderán dinero, puesto que al precio por el que se venda el inmueble en la subasta pública habrá que restarle todos los gastos judiciales que se hayan generado en el proceso.

      Por último, debemos contemplar aquí que existen casos en los que una de las personas implicadas en el proindiviso desee adquirir el inmueble en su totalidad. En este caso, el Código Civil establece que tiene preferencia el propietario que tenga una mayor proporción de la casa, en caso de que exista esta casuística.

      En resumen, podemos decir que no es posible la venta de una parte del piso, a no ser que la persona que quiera hacerlo decida vender su parte a una empresa especializada en la compra de proindivisos. Esta es una opción muy habitual, ya que evita problemas a la persona en cuestión, que no deberá llegar a verse implicada en un proceso judicial con el resto de copropietarios.

       

       

       

       

CONTACTAR
close slider

CONTACTO

Dirección de la propiedad a vender(Obligatorio)
Consentimiento 1(Obligatorio)
Consentimiento 2(Obligatorio)